El poder de las semillas de papaya en la salud y la belleza

El poder de las semillas de papaya en la salud y la belleza

En otra ocasión, hemos hablado ya de la papaya y sus propiedades para la belleza y la salud, es por ello que esta vez, toca prestar atención a algo que normalmente desechamos, y que son sus semillas.

En efecto, las semillas de papaya concentran muchos nutrientes y propiedades aprovechables, principalmente la enzima papaína, excelente entre otras cosas, para tratar la indigestión y contribuir al buen funcionamiento intestinal, ayudándonos con el estreñimiento, para reducir la hinchazón y para eliminar toxinas.

Pero ello no es todo, comer estas semillas aporta a tu organismo fibra, calcio, fósforo, hierro y las vitaminas A y C, tiamina, riboflavina, niacina, que además de ser buenas para la salud, lo son para tener una piel joven y un pelo sano.

En los intestinos, debido a su alto contenido de enzimas proteolíticas, pueden acabar con los parásitos y sus huevecillos. También contienen un alcaloide antihelmíntico único llamado carpaine, eficaz para exterminar las amebas.

Asimismo, si persigues un objetivo de perder peso, las semillas de papaya queman grasas, pues impiden que el organismo absorba en exceso grasas y azúcares. Otro punto favorable es que aceleran el proceso de digestión, lo que ayuda a perder más peso si estás haciendo una dieta para ello.

Machacadas, las semillas de papaya sirven para aderezar ensaladas y otras preparaciones. Tienen un sabor un poco picante, parecido a la mostaza, por ello dosifica la cantidad. Otra forma de consumirlas es dejarlas secar y molerlas hasta hacer un polvo, que se mezcla con agua caliente y miel.

Aprovecha además las saludables semillas de papaya para tu belleza facial, con una mascarilla casera muy recomendable, se trata de la receta de un peeling o exfoliante casero, para el rostro y el cuerpo también.

Tritura semillas de papaya hasta lograr una textura arenosa. Masajea suavemente la piel húmeda para retirar células muertas. Aplica luego una mascarilla realizada con partes iguales de piña y papaya hechas puré. Las sustancias que contienen remueven las primeras capas de la piel, las de células muertas donde se alojan impurezas. Puede arderte un poco, pero luego de unos cinco minutos, aclara con abundante agua tibia. Con el uso y el acostumbramiento, podrás dejar la mascarilla hasta diez minutos.

Aplica aceite de oliva o almendra a pequeños toques para suavizar tu piel y humectarla, puede producirse un ligero enrojecimiento que se va a las pocas horas, dejando ut piel completamente renovada.

Vía: Yahoo

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios

1 comentario

  1. rita barajas dice:

    buenisimos resultados obtenidos con esta mascarilla exfoliante, hasta el acne se me ha controlado, gracias por esta informacion, muy recomendable y sobre todo natural