Recomendaciones para perder esos kilos del verano

Quizá sea por las altas temperaturas o quizá por el estado de relajación y de disfrute en el que nos encontramos en esta época lo que provoca que rompamos con los hábitos de alimentación, con las consecuencias lógicas que esta clase de prácticas pueden generar sobre el organismo y sobre la figura. Pero claro, solo cuando volvemos de nuestras vacaciones es cuando realmente nos preocupamos por esos kilos de más, tratando de encontrar desesperadamente alternativas para perder peso. Es en ese momento donde se cometen los errores más graves, ya que se recurre a dietas o a planes de ejercitación excesivos que pueden resultar nocivos para la  salud, que además tienen un efecto rebote comprobado que a la larga se transforma en un nuevo problema desde el punto de vista estético y sanitario.

Nutricionistas especializados han desarrollado la teoría de que deben producirse pequeños cambios progresivos para que se transformen en hábitos permanentes, garantizándonos de esta forma que podremos primero perder y luego mantener el peso corporal que más nos conviene. Al respecto, una de las sugerencias más frecuentes es la de no pasar hambre, sin olvidar que las dietas restrictivas tienen un porcentaje de fracaso demasiado alto. Consiste en buscar un equilibrio entre aquello que comemos y el gasto de energía que realizamos.

Un consejo fundamental a la hora de comenzar con un proceso de reducción de peso post vacacional es que no pierdas más de un kilo por semana, para mantener una disminución saludable y adecuada a la masa muscular, siempre con el Índice de Masa Corporal como el parámetro final que la mayoría de los nutricionistas emplea como referencia. En las prácticas cotidianas, los especialistas recomiendan no salir de casa sin desayunar por las mañanas, y también llevar algún snack saludable para picar entre las comidas.

Del mismo modo, es importante realizar una planificación anticipada de las comidas para que sean equilibradas y para no dejar espacio a la improvisación. Como parte de esas prácticas, también resulta fundamental que las personas que quieran perder peso se tomen el tiempo necesario para sentarse a comer y para hacerlo sin distracciones,  disminuyendo la cantidad de alimento que se ingiere y, como consecuencia, llegar antes al punto de saciedad. Entre las últimas sugerencias que se hacen para aquellos que quieren perder los kilos de más que han ganado durante el verano se encuentra la de ingerir no menos de un litro y medio de agua por día, complementándola con otras alternativas naturales como los zumos de frutas y verduras.

En caso de sobrepeso, se considera una opción válida la de recurrir a productos como alli, un medicamento que se vende en farmacias y sin necesidad de contar con una receta. alli colabora en el objetivo de perder peso que persiguen quienes se animan a comer bien y hacer ejercicio, evitando la fijación de las grasas en nuestro cuerpo. Con buenos hábitos y tomando sus cápsulas 3 veces al día, verás cómo te resulta más fácil perder esos kilos de más del verano.

alli 60mg cápsulas duras (Orlistat)
alli está indicado para adultos con IMC de 28 o más y debe usarse en conjunto con una dieta baja en calorías y grasas.
Para saber más se puede visitar la web de alli, donde ofrecen todo tipo de información y resuelven dudas http://www.alli.com.es
Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico.
Post patrocinado por GSK CHC

Compartir en Google Plus

Acerca de David

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios