La medicina estética vive su apogeo en primavera

La medicina estética vive su apogeo en primavera 1


España es uno de los países del mundo donde tiene más éxito la medicina estética. Por delante de países como Corea del Sur, Brasil, Grecia y Bélgica, España es el quinto país del planeta en operaciones de cirugía estética, según informa la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP).

Si este dato es relevante, no menos lo es el nivel de los profesionales del sector en nuestro país. España cuenta con un número importante de clínicas estéticas en la que se llevan a cabo estos tratamientos con profesionales destacados.

En cualquier caso, desde AECEP indican que uno de los problemas a los que se enfrenta el sector es el intrusismo laboral, que puede llevar a intervenciones sin las garantías sanitarias adecuadas. La formación y la educación son claves para evitar estos problemas.

La cirugía estética, aunque en ocasiones se ve desde un punto de vista un tanto frívolo, es muy seria porque lo que se lleva a cabo es un cambio importante de la anatomía de los pacientes, y esto puede conllevar repercusiones importantes durante toda la vida.

La primavera, el momento más álgido del año para estas intervenciones

Una de las razones que lleva a mucha gente a pensar que este tipo de intervenciones estéticas están únicamente regidas por condicionantes estéticos es que más del 50% de cirugías estéticas se concentran durante el final del invierno y poco antes de que llegue el verano: entre marzo y junio.

Con el buen tiempo nos quitamos capas de ropa y atendemos más a nuestra apariencia física. Esa operación biquini o destape no solo incluye el apartado físico, querer adelgazar esos kilos de más y lucir una buena línea, sino que incorpora estos tratamientos estéticos.

Durante estos meses del año, que apenas llegan a un tercio del total, los cirujanos estéticos concentran el mayor pico de actividad, según indica nuevamente la AECEP.

Esa cierta obsesión por someterse a intervenciones en primavera está condicionada por los aspectos estéticos pero también por razones de salud. Es frecuente que las pacientes acudan a las consultas preocupadas por su físico: cirugía mamaria, lipoescultura, cirugía corporal…, pero también lo hacen en este periodo porque así el proceso posoperatorio y las cicatrices no están tan expuestas al sol, que puede generar alguna marca más temporal o incluso daño irreparable

Los expertos recomiendan someterse a estas intervenciones en los meses de más calor, para evitar estos efectos indeseados.

¿Cuáles son las intervenciones más demandadas?

Aunque existen muchos tipos de intervenciones, las más demandadas, si nos referimos a procesos de gran calado, son la cirugía mamaria, la liposucción y la abdominoplastia. Todas estas son intervenciones que se llevan a cabo en Estetimed, una clínica experta en tratamientos de cirugía estética corporales en Murcia.

El aumento de mamas es la operación de cirugía estética más demandada en nuestro país. Un 28,2% de las mujeres que se someten a intervenciones estéticas lo hace para mejorar el aspecto estético de su pecho.

El aumento de mamas, que se practica desde hace décadas, tiene en esta práctica un potente punto a favor, y es el hecho de que la innovación y la evolución de las técnicas y los implantes son cada vez de mayor calidad, con una consistencia y tacto muy parecidos al pecho y muy naturales en el movimiento.

Tanto mujeres como hombres deben saber que la medicina estética no puede ser simplemente un capricho, no hay nada de malo en querer mejorar estéticamente la figura para ganar en autoestima o cualquier otro motivo, pero para hacerlo de manera correcta hay que confiar en profesionales de acreditado prestigio.

Ese es el caso del Doctor Rodríguez Memes, cirujano plástico en Murcia, especialista en cirugía plástica, reparadora y estética que cuenta con más de 20 años de experiencia.

Tras las intervenciones mamarias, de las que debemos decir que no solo se limitan al aumento de senos, pues existen operaciones para recuperar la forma, reducir el tamaño o la reconstrucción tras alguna enfermedad, ocupa un puesto importante la liposucción.

En este caso son los hombres los que apuestan por esta intervención más que las mujeres: 21.1% ellos frente a casi el 18% de ellas. La liposucción consiste en eliminar el exceso de grasa de algunas zonas corporales, las que más tendencia tienen a acumular tejido adiposo.

La liposucción convencional presenta como aspecto más problemático el hecho de dejar flacidez en la zona donde se procede a la intervención. Por suerte, desde hace años muchos clientes optan por el proceso conocido como lipoescultura, con técnicas como el Lipoláser o los ultrasonidos en los que la grasa se extrae con mayor facilidad, rapidez, precisión y con menos molestias para el paciente.

Como en todos los casos, la liposucción lleva aparejado consigo un proceso posoperatorio que va desde las 72 horas para volver a trabajar hasta las dos o tres semanas de moratones y molestias, pasando porque el cliente debe usar faja durante unas semanas así como realizar drenajes linfáticos periódicos.

Una tercera intervención muy demandada es la abdominoplastia. No deja de ser una variante de la liposucción, pero esta vez en una zona específica corporal, el abdomen. Con esta operación, el paciente fortalece su pared abdominal y elimina la piel y la grasa sobrante.

Las mujeres embarazadas en muchas ocasiones se someten a este tratamiento tras el embarazo, para recuperar la atonía de los músculos del core, que suelen quedar separados y débiles tras esos nueve meses.

Como ocurre con otros tratamientos, esta intervención también está sujeta a innovaciones y desarrollos, de modo que la cicatriz resultante que alejaba a muchas mujeres de este tratamiento, en la actualidad es ya evitable si procedemos a tratamientos vía láser que reducen la inflamación asociada al proceso de cicatrización.

Un segundo elemento que relaciona la liposucción con la abdominoplastia es que para esta última es también interesante usar faja durante un mes. El proceso posoeperatorio de la abdominoplastia es incluso más incómodo que el de la liposucción, pues puede suponer hasta un par de meses para recuperarse totalmente.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios